INSTITUTO NUESTRA SEÑORA DE LA MISERICORDIA A-58

138 años de vida dando Vida

Av. Directorio 2138 - Cdad. Aut. de Bs. As. - Argentina
Tel.: (54 11) 4632-0026 // 4631-0316 // 4633-7736
Fax: 4633-7724

El Jardín de Infantes


    Tal como la semilla evangélica que fue plantada en tierra fértil y dio frutos, la Obra fue creciendo y en 1909 se aprueba oficialmente la Sección Jardín de Infantes y la escuela Primaria.

    Cuando comienza aquella escuelita, lo hace atendiendo a la niñez de más escasos recursos económicos, respondiendo al carisma fundacional.

    Las primeras Hermanas iniciaron su tarea con aproximadamente cincuenta niños, algunos muy pequeños, otros en edad de aprender a leer y escribir, contar y sumar, y todos, poco a poco ir conociendo a María como Madre de Misericordia. También enseñaban Catecismo, costura y algunas nociones básicas a vecinos necesitados.

    Desde el principio se abrieron dos aulas. Una para Jardín de Infantes y otra para los primeros grados. Suponemos que no fue fácil. Era tan poco, ediliciamente hablando, con lo que contaban las Hermanas, pero mucho su entusiasmo y sobretodo su confianza en la Providencia de Dios.

    Como ya mencionamos, comenzaron formalmente el 2 de septiembre de 1878. Las Religiosas contaban con la pequeña Capilla (el Oratorio de la Anunciación, casi totalmente en madera), alguna habitación para ellas y dos aulas para la tarea docente. Toda esta construcción estaba emplazada en la parcela de Directorio y Camacuá, casi coincidiendo totalmente con la superficie de nuestra Capilla actual.

    Con la bendición de la nueva Capilla en 1937 se inaugura también el Salón de Actos, que está ubicado debajo de ella. También en esa época se cierran las galerías de los patios del secundario con las sobrias y elegantes arcadas que hoy conocemos.

    Desde la década del ’30 y hasta 1969, la inspiradora y responsable del Jardín fue la Hna. Alcira Vogel, quien dedicó lo mejor de sí a esta tarea. En los años ’20 había sido maestra de tercer grado y, además de su tarea docente, por décadas fue nuestra Hermana ecónoma, llevando un minucioso y escrupuloso trabajo en sus registros, y una personalizada y cálida relación con los padres de familia y proveedores.

    Hacia 1948 se inaugura el edificio de la Escuela Primaria. Contaba con el Gimnasio, en el subsuelo, la Planta Baja y el primer piso. El Jardín de Infantes, que funcionaba en algunas aulas del Patio de la Capilla, se “muda” a las primeras aulas de la Planta Baja. Con el paso del tiempo las señoritas Zulema Vicchio y Graciela Calabia se desempeñan como inolvidables Jardineras en este edificio. Estas aulas estaban divididas por un tabique central que ocasionalmente se abría para actividades conjuntas como funciones de títeres, cumpleaños, fiestas, etc.

    El patio de la Primaria llegaba hasta unos diez metros más allá de la Sala de Música (no se habían adquirido aún los terrenos de Bilbao). En el centro había un gran arenero, como el del Campo de Deportes. Por cierto, ambos eran la gran atracción de los más pequeños.

    Para mediados de 1960 se necesitaban algunas aulas más para el Jardín de Infantes. Por esa razón se habilitaron algunas más en el Instituto de Cultura Familiar, residencia adquirida gracias a la colaboración y gestión de la Asociación de Padres. Es justo destacar aquí la entrega, presencia e incondicional colaboración de aquella Asociación de Padres que, por tantos años nos apoyó y acompañó. Recordamos tantos nombres amigos: Tey, Do Pico, Gagliardi, Jurgensen, Helbling, Mañé, Vigo...

    Esta Casona, ubicada en la esquina de Bilbao y Bonorino, frente al Colegio, tuvo desde la primer hora la misión de ser un anexo cultural y familiar. Reuniones y charlas para padres de alumnas, clases de gimnasia y danzas, clases de Inglés, sede del Gabinete Psicopedagógico y Foniatría, lugar de encuentro para convivencias y retiros y sede también del Profesorado de Jardín de Infantes del CONSUDEC, que por muchos años funcionó al amparo de nuestro Colegio.

    Mientras tanto, y dada la tendencia en aumento de la Matrícula para este Nivel, las Hermanas encaran un proyecto de avanzada. Construir un nuevo edificio en terrenos recientemente adquiridos para este fin, todo a lo largo de la calle Bilbao.

    Comienzan las tareas, se pulen diseños, se intercambian propuestas... Se opta, como siempre, por combinar calidad, criterio, y estilo. Las familias apoyan generosamente este nuevo emprendimiento fiel a un estilo presente desde los inicios.

    Leemos en un artículo de la revista especializada de la Facultad de Ingeniería de la UBA y firmado por el Ing. Luis Arrighi “Quedó claro un proyecto arquitectónico que incluía aulas para un Jardín de infantes, para el Bachillerato en Ciencias y Letras, un Gimnasio y un Teatro de Cámara y talleres, laboratorios y patio abierto de juegos... Razones de un intensivo e insospechado incremento en las necesidades de dicho sector educacional (Jardín de Infantes) originaron cambios en el proyecto original...”

    La querida Hermana Berchmans supervisa la obra. Sigue paso a paso cada una de las decisiones. No alcanza a ver la obra concluída pero sí muy avanzada...

La Rectora, Hna. Javiera Segade confía la organización y conducción del nuevo Jardín de Infantes, a la recordada Hna. Laura Hudson Küppers, quien deja sus cátedras en el Nivel Secundario y le da estructura, calidez y un sello especial de calidad a un Jardín que es modelo en nuestro medio.

    Poco a poco la Hna. Laura va abriendo nuevos cursos. En 1976 ya son dieciocho aulas para Jardín en secciones de tres, cuatro y cinco años, en turno mañana y en turno tarde.

    En 1979 el Colegio gestiona la Dirección independiente para este Nivel, que hasta la fecha funcionaba dependiendo de la Escuela Primaria tomando definitivamente la conducción la Hna. Laura.

    Lentamente se ambientan las instalaciones anexas como el Campito, lugar de juegos en la manzana del Colegio, en la esquina de Bilbao y Bonorino. Se bendice con una Misa y en su frente se coloca una imagen en hierro forjado de nuestra Santa Fundadora. Se instalan juegos de destrezas múltiples, zonas de césped y plantas para juego y solaz de los alumnos.

    Cuando se proyectaba la apertura de las Salitas de Maternal para niños de dos años, se estudiaba su perfil, se las equipaba en mobiliario y material didáctico y acondicionamientos especiales, la Hna. Laura enfermó y ya no pudo volver. Supo que ese proyecto también se concretó y, a veces, algún pequeño de esta Sala la visitaba. Estamos seguras de que su enfermedad, un verdadero ofertorio que ella elevó a Dios, bendijo este Jardín y ella está presente para siempre en él.

    Desde 1993 la Directora del Jardín es la Hna. Teresa del Carmen Rovira, a quien secunda la ViceDirectora Lic. Margarita María Cagide y la Coordinadora Pedagógica, Lic. Nora Goggi de Mercanti. Juntas brindan su entusiasmo y creatividad liderando un equipo de jardineras que atienden aproximadamente 350 alumnos entregando su alegría y capacidad profesional impregnados de un carisma que vuelcan en los más pequeños y sus jóvenes padres.

    En los últimos años el Jardín se ha ampliado con una nueva Sala para Maternal, un gimnasio especialmente preparado para niños pequeños, y un Gabinete de Informática de uso frecuente para los alumnos y sus docentes.

Como “escuela de aplicación”, el Jardín de Infantes participa del Programa de “Formación de formadores” y en ese sentido recibe a las alumnas del Profesorado en su condición de practicantes y residentes y, en los últimos años ofreciendo pasantías a alumnas avanzadas de dicha carrera. Por otro lado y como en los otros Niveles, muchos de los docentes son egresados del Secundario o el Terciario.